Voluntad, ¿La ganas o la impones? ©
Coaching de Vida

Ganar la Voluntad

Ganar la Voluntad

La voluntad, según el diccionario de la real academia española es la facultad de decidir y ordenar la propia conducta. De ahí que prácticamente todos los adultos que gozan de libertad digan que todo lo que hacen o lo que dejan de hacer es por su propia voluntad.

Tal vez, de primera mano encuentres alguna actividad que no quieras hacer pero "no querer hacer" no es lo mismo que "hacerlo involuntariamente". Hacer reportes semanales, buscar un nombre en un cerro de expedientes, buscar la línea de código en la que se libera memoria indebidamente,  ir al deshuesadero de autos a comprar refacciones, asistir a las reuniones de levantamiento de requerimientos o sentarte por días a establecer el plan para el nuevo proyecto audiovisual, lustrar tus zapatos o lavar los trastes o la ropa  no estén dentro de tus actividades favoritas pero aún así es posible que las hagas porque son un escalón, un paso necesario para que obtengas el resultado esperado por ti, un resultado que te satisface porque está dentro de tus intereses, es decir que aún lo que no quieres hacer lo haces por tu voluntad si estás convencido de que es para tu bien.

Imponer tu voluntad

Si eres cabeza de familia, si tienes hijos, pareja ¿Cómo consigues que hagan

Imponer la voluntad

Imponer la voluntad

lo que les pides?, por ejemplo si se trata de tus hijos ¿Qué les dices para que realicen actividades domésticas?, ¿Entre tus discursos se encuentran frases como: "Ya te dije que así no se hacen las cosas", "Eso está mal hecho", "A mi no me vuelvas a traer estas calificaciones", "Ya te dije que a mí me molesta que tengas así esa recámara"?,  si dices este tipo de frases ¿De quién estás hablando cuando las dices?. Si así es, estás hablando de ti, no estás hablando de tu hijo o hija es decir; les estás diciendo todo lo que a ti te molesta, lo que a ti te gusta y eso ¿Qué tiene que ver con tu interlocutor o interlocutores?, en el caso de tu pareja ¿De quién le hablas cuando quieres que haga algo o que diga algo para ti o incluso para ustedes dos? ¿Le hablas de ella o de él o le hablas de ti?,  ¿Eso tendrá que ver de algún modo con el poco o nulo caso que te hacen tus hijos y tu pareja?

Ganarse la Voluntad

Recuerda nuevamente qué es lo que tu te dices para convencerte de que

Ganar la Voluntad

Ganar la Voluntad

hacer algo que no te gusta hacer es conveniente para ti, ¿Recuerdas que te convences, que buscas en tu mente la recompensa por la cual vale la pena realizar esa desagradable actividad?.

Pues bien, ¿Qué pasaría si a tus hijos y/o a tu pareja les hablaras de la recompensa que para ellos tiene hacer lo que les pides?, ¿Qué pasaría si intentaras buscar dentro de sus intereses el beneficio que para ellos traerá realizar esa actividad?, ¿Has intentado hablarles de ellos y no de ti cuando les pides realizar alguna actividad?, ¿Has intentado aceptar frente a ellos que esa actividad les sea desagradable y convencerlos de que realizarla es sólo un paso hacia un estado más agradable?

Beneficios

El principal beneficio de ganarse la voluntad de las personas es tener aliados para lograr objetivos comunes, si así subrayado, en negritas e itálica porque si los objetivos de las personas y los tuyos no son los mismos entonces no te estás ganando su voluntad sino estás tratando de imponer tu voluntad sobre la de ellos.

Objetivos en común con tus hijos y con tu pareja seguro existen y solamente tu y ellos saben cuáles son y qué prioridad les dan pero aquí algunos de ejemplo:

  • Formación de hábitos que les permitan tener un estándar de bienestar mas elevado
  • Adquisición e incremento de cultura general para facilitar la adaptación a diferentes situaciones y para tratar con diferentes personas
  • Empatía al pensar en los intereses de los semejantes para encontrar coincidencias
  • Tolerancia al comprender que quienes nos rodean tienen sus propios intereses y sus propias motivaciones
  • Liderazgo, al tener empatía, tolerancia, detección de intereses comunes y hábitos con estándares de bienestar altos.

¿No te gustaría tener a tu lado como pareja a alguien que se distinga por su liderazgo, y hacer de tus hijos líderes?, ¿Les estás enseñando a tus hijos a ser líderes o les estás enseñando sólo a obedecer y a satisfacer la voluntad de otro?

Sobre el autor: Moisés Pérez Cosgaya, coach y mentor de profesionistas, lo puedes encontrar en mpcosgaya.com, te ayuda a lograr tus metas personales y profesionales con sus artículos y libros electrónicos gratuitos y con servicio de coaching - mentoring privado
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinby feather
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinby feather
Esta entrada fue publicada en Coaching de vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario